Los diferentes huesos que componen el esqueleto del caballo tienen dos partes bien diferenciadas que se llaman epífisis (cada una de las extremidades de los huesos largos que se une a la parte media o diáfisis por un cartílago) y diáfisis (el cuerpo o parte media de los huesos largos, porción comprendida entre los dos extremos o epífisis). El tiempo que tardan en cerrarse las epífisis de crecimiento varía según cada uno de los huesos.

Por ejemplo, en las extremidades anteriores, veremos que:

El húmero distal tarda de 6-9 meses, el húmero proximal de 18-30 meses, el radio distal de 20-24 meses, el radio proximal de 24-30 meses, el cúbito proximal de 24-36 meses, el carpo ni un día, el metacarpo distal de 8-12 meses, el P1 de 6-9 meses, el P2 de 3-6 meses y el P3 ni un día.

Y en las extremidades posteriores veremos que:

El fémur distal tarda de 24 a 36 meses, el fémur proximal de 24-36 meses, la tibia/peroné proximal de 9-12 meses, la tibia/peroné distal de 17-24 meses, el calcaneo ni un día, el metacarpo de 8 -12 meses, el P1 de 6-9 meses, el P2 de 3-6 meses y el P3 ni un día.

Los podólogos de caballos por lo tanto podemos mejorar el aplomo y modificarlo si es necesario con un recorte correctivo del casco o un herrado correctivo para conseguir el mejor aplomo de cara al futuro y a su vida útil evitando males mayores. Siempre dentro de este periodo de tiempo donde todavía no está del todo osificado y por lo tanto es moldeable.

Por eso es tan importante que el herrador lleve un control regular del potro en sus primeros meses de vida.

El dibujo A es la superficie palmar con herradura

El dibujo B se refiere a la superficie palmar sin herradura de una mano izquierda

1- Borde basal o palma de la muralla. 2- Láminas de la muralla (insensibles). 3- Angulo de la muralla. 4- Barras. 5- Palma (en los anteriores) o Planta (en los posteriores). 6- Ángulos de la palma. 7- Línea blanca. 8- Punta de la ranilla. 9- Pilares de la ranilla. 10- Laguna central. 11- Lagunas laterales de la ranilla. 12- Candados. 13- Lumbres. 14- Cuartas partes, laterales. 15- Cuartas partes, mediales.

El dibujo C se recoge la superficie plantar del corion podal sin el casco de un pie

16- Corion perióplico. 17- Corion coronario. 18- Corion laminar. 19- Corion de la ranilla.             20- Corion de la palma.

En los dibujos D, arriba se muestra una mano y a bajo un pie

El dibujo E muestra el perfil del corion podal también sin el casco

21- Perfil del casco.

El dibujo F corresponde al perfil del pie, para poder apreciar la disposición ósea interna

22- Primera falange (cuartilla). 23- Segunda falange (corona o hueso coronario). 24- Tercera falange (hueso podal o tejuelo). 25- Cartílagos laterales de la tercera falange. 26- Hueso sesamoideo distal (navicular). 27- Primera articulación interfalangiana (interfalangiana proximal). 28- Segunda articulación interfalangiana (interfalangiana distal). 29- Zona pilosa.

El dibujo G recoge una sección sagital del pie

30- Piel. 31- Tendón extensor digital común. 32- Cápsula de la articulación interfalangiana distal. 33- Cápsula de la articulación interfalangiana proximal. 34- Periople. 35- Muralla del casco. 36- Ligamento navicular distal. 37- Almohadilla plantar. 38- Ligamento suspensor del navicular. 39- Tendón flexor profundo. 40- Vaina sinovial digital. 41- Ligamento sesamoideo distal o inferior (suspensor). 42- Bursa podotroclear.

Cuando hablamos de aplomos nos referimos a la alineación de las extremidades de los caballos con respecto a una línea imaginaria. Un caballo con las extremidades en equilibrio tendrá un desplazamiento más seguro.

Los aplomos pueden presentar desviaciones hacia los lados, hacia delante o hacia atrás, por regiones aisladas o en su conjunto.

Conformación de los aplomos de perfil

Las figuras A y F son el reflejo de una perfecta conformación. A partir de aquí iremos viendo diferentes variaciones.

La fila superior de la A a la E son los miembros anteriores

La plomada se coloca en la punta del hombro —articulación escápulo-humeral (4)— y se deja caer en línea recta hacia el suelo. Para comenzar la evaluación la plomada no debe moverse y debe caer diez centímetros por delante del casco de un animal normal o con buenos aplomos, de no ser así, entonces presenta una mala conformación o defectos en los aplomos del miembro anterior. Esto es bastante serio, ya que los caballos sostienen el 60 % de su peso corporal con los miembros anteriores.

Plantado de adelante (C): Se le nombra de esta forma cuando el casco cae a menor distancia de los diez centímetros reglamentarios o toca la plomada. Este defecto desvía el punto de equilibrio —el centro del casco– y el mayor apoyo estará en los talones. Esto trae como consecuencia que los músculos flexores así como los ligamentos y tendones de la región se encuentren siempre tensos y por lo tanto fatigados.

Remetido de adelante (B): Se le llama así cuando el casco se encuentra a mayor distancia de los diez centímetros reglamentarios. En este caso el caballo se ve inclinado hacia adelante, arrastra las pinzas de los cascos anteriores y es posible que tropiece con frecuencia.

Bracicorto o emballestado (E): La rodilla queda por delante de la línea aplomada. En este caso los músculos extensores realizan un esfuerzo mayor y constante, los caballos se fatigan rápidamente y pueden sufrir caídas con facilidad. Generalmente este defecto lo presentan los viejos que han trabajado durante mucho tiempo sobre suelos duros.

Rodillas de carnero (D): La rodilla cae por detrás de la línea aplomada, los huesos de la rodilla realizan mayor trabajo y los movimientos del animal son torpes y molestos para el jinete.

La fila inferior de la F a la K son de los miembros posteriores

Una mala conformación de los miembros posteriores no es tan grave en los animales, ya que estos sólo cargan el 40 % del peso corporal y su objetivo es brindarle propulsión e impulso al animal.

La línea aplomada parte de la punta de la cadera (9) —articulación coxo-femoral–, pasa por delante y paralela a la caña y menudillo, y divide en dos partes iguales el casco (11) (F).

Plantado de atrás (G): La línea aplomada cae por delante o sobre la pinza del casco, así que los músculos extensores sufren fatiga constante, el andar es torpe y se pierde potencia en el impulso.

Remetido de atrás (H): La línea aplomada cae por detrás del casco, sobre los talones. En este caso el animal pierde el centro de equilibrio, así que se ejerce mayor esfuerzo sobre el corvejón. La posición fatiga al animal y sus pasos son muy cortos.

Pando (J): El corvejón se sitúa por detrás de la línea (13) en tanto que el pie se adelanta un poco, con respecto a la vertical (9-11). Esta conformación impone un esfuerzo y desgaste excesivos de los huesos del corvejón, de los ligamentos y de los tendones de la pierna y menudillo.

Estaquillado (K): El corvejón se sitúa por delante de la línea (9-11), prácticamente por debajo de la cadera, en tanto que la caña está casi vertical; conformación que puede aumentar considerablemente la velocidad del animal.

El control del potro

El casco del caballo

Los aplomos del caballo

Roger

Vilarrasa


Miembro de la “Associació de Ferradors de Catalunya”

con el título europeo de la E.F.F.A

(European Federation of Farriers Associations)

Al hablar de aplomos nos referimos a la alineación de las extremidades de los caballos con respecto a una línea imaginaria. Un caballo con las extremidades en equilibrio tendrá un desplazamiento más seguro.

Los aplomos pueden presentar desviaciones hacia los lados, hacia delante o hacia atrás, por regiones aisladas o en conjunto.

Observación de frente completa (miembros anteriores, fila superior)

Debemos tomar como base una línea vertical que parta de la mitad del antebrazo y divida a todo el miembro en dos partes iguales (A).

Cerrado de adelante (F): Se le nombra de esta forma cuando los miembros quedan dentro de la línea aplomada. En este caso el caballo pierde velocidad, inestabilidad y el pie se encontrará sometido a esfuerzos anormales. Las cuartas partes mediales se desgastan mucho más, la muralla del casco está muy predispuesta a agrietarse y la palma a sufrir magulladuras.

Abierto de adelante (E): Los miembros quedan fuera de la línea aplomada. Con este defecto de conformación el animal es mucho más estable, pero su andar es lento.

Observación de frente por regiones:

Cerrado de menudillos (C): El menudillo pasa por dentro de la línea aplomada, y puede haber un roce entre ambos miembros que ocasiona heridas y contusiones.

Izquierdo (D): La pinza del casco cae fuera de la línea aplomada, y solo la rodilla se encuentra arqueada hacia adentro. Cuando se dice que es cerrado de rodilla o rodillas de buey(C), es que la rodilla y el menudillo se encuentran desviados medialmente, arqueados hacia dentro, en tanto que el pie mantiene una posición correcta respecto del eje vertical. En ambos casos se produce una fuerte tensión sobre las regiones inferiores del miembro, muy especialmente sobre los ligamentos de la cara interna de la rodilla.

Estevado (B): Si ambos pies convergen o las rodillas se encuentran arqueadas hacia fuera, se trataría de un animal hueco de rodillas, conformación que, sin embargo, es bastante rara. Ambas conformaciones condicionan un contacto desigual del pie con el suelo y, consecuentemente, un incremento en el desgaste de las cuartas partes laterales y la disminución en el de las mediales. También los ligamentos de la cara lateral de la rodilla están sometidos a una mayor tensión, en tanto que los huesos de la cara medial sufren una mayor compresión.

Observación por detrás completa (miembros posteriores, fila inferior)

La línea aplomada se coloca en la punta del anca hasta el suelo para dividir al miembro en dos partes iguales, tocando la punta del corvejón (G).

Cerrado de atrás (H): Los miembros quedan por dentro de la línea aplomada. En este caso los músculos del área se debilitan y la grupa se muestra estrecha. Generalmente estos caballos no soportan ejercicios fuertes y son poco estables.

Abierto de detrás (K): Los miembros quedan por fuera de la línea aplomada. Los movimientos en estos caballos son lentos debido a un excesivo desarrollo muscular. Sin embargo el resultado es que el animal deviene muy estable y potente. Esta característica es buscada en las hembras para cría, pues puede favorecer el parto.

Observación de detrás  por regiones; estos defectos son poco frecuentes:

Cerrado de corvejones o corvejones de vaca (J): Los corvejones quedan por dentro de la línea aplomada, la debilidad de sus miembros es marcada y presenta poca resistencia al ejercicio. Con el tiempo la tensión que tiene que soportar el corvejón se resuelve en la formación de un esparaván.

Abierto o hueco de corvejones (L): Los corvejones pasan por fuera de la línea aplomada y hay mayor presión sobre la parte externa del corvejón. Se encuentra sujeto a un esfuerzo inusual con alargamiento de los ligamentos de su cara lateral, en tanto que los huesos mediales se encuentran comprimidos.